Translate

lunes, 18 de junio de 2018

MATEO 5, 38. BOFETADAS

 MATEO 5, 38 – 42: Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.” Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Si alguien te pone pleito para quitarte la capa, déjale también la camisa. Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no le vuelvas la espalda.


Resistir el mal no es una cuestión fácil en nuestros  días, cuando proliferan todo tipo de atentados y de situaciones que van en contra de la vida humana. La degeneración del planeta, los abusos repetitivos de las cúpulas del poder, el fracaso de la inversión, la desaparición del dinero y los servicios públicos, la mala educación, la precariedad del trabajo, la explotación… Tenemos una larga lista de asuntos que se van agravando cada día y a los que, lamentablemente, es más fácil pagar con el ojo con ojo que con la otra mejilla, pues (seguramente) nos estamos cansando de ser tontitos.

LA argumentación cristiana está bien, es válida, seguramente es una de las mejores propuestas para consegir hacer del planeta un lugar de igualdad, de solidaridad… Pero es una propuesta estéril en un mundo donde el fenómeno del Cristo se queda sólo o en un argumento moral, o en una vía de sostenimiento institucional. Quizás ahora las misiones, los gestos de algunos o los servicios sociales sean el único y mejor testimonio de una religión que tiene abandonadas a las comunidades de base y parroquias, que viven en precariedad. Claro, suficiente tenemos con volver la mejilla a nuestra vida cristiana como para poder atender a quehaceres mayores o universales.

No digo quehaya que dejar de poner mejillas, ni tampoco que no haya que prestar capas. Pero más que capas hay que empezar a prestar otra serie de servicios para determinar qué queremos, a dónde nos dirigimos y cómo ayudamos a mejorar la vida, el planeta o la economía. Necesitamos la implicación de todos para darle un vuelco a la política, a las situaciones de pobreza, a la desfachatez de los bancos, a… Y para ello sí, pondré la otra mejilla… pero de vez en cuando quizás también tenga que dar alguna bofetada.

domingo, 17 de junio de 2018

MARCOS 4, 26. SEMILLA EN LA TIERRA

 Marcos 4, 26 – 30Jesús continuó: «El reino de Dios se parece a quien esparce semilla en la tierra. Sin que éste sepa cómo, y ya sea que duerma o esté despierto, día y noche brota y crece la semilla. La tierra da fruto por sí sola; primero el tallo, luego la espiga, y después el grano lleno en la espiga. Tan pronto como el grano está maduro, se le mete la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha.»



Dicen que el Reino de Dios crece sin que sepamos cómo, que prosigue, que se extiende, y también que Dios actúa a pesar nuestro. Miren, qué tal si leyéramos este pasaje a la luz de los hijos/hijas? Hay algo en todo crecimiento que tiene que ver con procesos biológicos en algún momento paralelos: la siembra es el acto sexual de los padres, la semilla es el tiempo de gestación, la espiga la etapa de nacimiento – primeros años, y el grano lleno ya entre la pubertad y la juventud, finalmente el tiempo de la cosecha podría ser el final de la formación del muchacho o la muchacha, que se emancipan. Como en esta parábola, los agricultores o los padres ya sea que duerman o estén despiertos, o sin saber cómo, viven la experiencia del ser viviente.

Claro, como el autor, podemos asemejar muchas experiencias a este crecimiento del Reino, pero siempre estaremos hablando según el entendimiento humano, jamás desde la experiencia divina. Por tanto, cuando explicamos, leemos, o hacemos catequesis del Reino de Dios, seamos conscientes de que toda explicación parte de la experiencia terrestre como intento de dar sentido a las cosas celestes. De hecho, la humanidad es experta en esto de dar vueltas y vueltas sobre un mismo intento de acercar el misterio de Dios al mundo. Es algo que desde la antigüedad anterior a Cristo los oráculos, profetas, sacerdotes… intentaron y que para nosotros toma un giro inesperado desde la experiencia de Jesús.

La experiencia de Cristo nos permite salir de la abstracción para tocar lo que no vemos de Dios. El conocimiento divino ya no está en el espíritu de adivinación, en la interpretación de las profecías, los cielos, las estrellas… el misterio de Dios ha traspasado la humanidad en Jesús, y Jesús nos ha acercado lo más elevado de Dios desde lo más cercano a la persona: su entorno, su propia vida, su relación con los demás… Pero si observan, en nuestro tiempo podríamos decir que aquellas categorías agrícolas no han podido dar el salto a las categorías urbanas, tecnológicas, o energéticas actuales. Por tanto, estamos todavía esperando una actualización de lenguaje y comportamiento que ha quedado roto entre generaciones.

Si la experiencia cristiana pasa por el ser humano, si el amor de Dios ha traspasado necesariamente la humanidad de Cristo, cuánto más debe traspasarse el lenguaje, el vocabulario, la formalidad, el rito o el culto. Claro, se trata de llevar esta experiencia agrícola a las grandes urbes y a los laboratorios, talleres o espacios de investigación, y esto hay que hacerlo ya tan rápido como sea posible porque hoy en el mundo más que recoger, lo que se hace es perder cosecha tras cosecha a pesar del esfuerzo y del trabajo, de las horas y el cuidado, incluso del amor con el que se acerca uno a la tierra.